Conoce de las sustancias estimulantes y las salsas

0

 

Los estimulantes se emplean para excitar el gusto y dar accion á los órganos del apetito, que sin ellos todo seria insípido é insustancial. Obtienen el primer lugar las especias que vienen de Oriente y de América; despues entran las plantas aromáticas indígenas, la sal y cuanto se conserva con ella, los ácidos vegetales y las plantas aperitivas.

La pimienta entre las especias es la más común. Hay pimienta blanca y negra, aunque todo sea producto de un mismo árbol; constituye su diferencia la preparacion, porque la blanca no es otra cosa que la negra sin corteza, y no obstante ésta es menos acre y picante, siendo conocida en el comercio con el nombre de pimienta de Holanda y de Inglaterra, reducida á polvo más ó menos sutil , y la venden con el nombre de pimienta fina.

Por pimienta molida o negra se extiende la especia preparada con su polvo solamente majada, y ésta se usa para comer las ostras, sopas y ensalada.

El clavo de especia despues de la pimienta es lo que más se usa. Se meten en una cebolla quemada para dar color y gusto al caldo : se usa de ellos en muchas salsas y guisados, y en todos los intermedios preparados con legumbres, pues su perfume es bastante agradable y de un gusto casi general; pero es necesario sacarlos antes de servir, pues su olor es lo que agrada.

La nuez moscada tambien es parte de las especias que deben hallarse en las cocinas. Se eligen de ellas las más sanas, que se raspan en los guisados á medida que se necesita. Está bien á todas las salsas, y con particularidad á las coliflores y huevos. La flor de moscada, que no es otra cosa que su segunda corteza, se emplea pocas veces en las salsas y guisados; por lo regular se la destina á los intermedios de dulces, á los que da un gusto tan fino y agradable como lo haría la misma nuez.

La canela no se emplea tanto en la cocina como en las confituras y licores; pero puede tener algun uso en ciertas circunstancias. La de Ceylan es la mejor y la única que se debe emplear.

El jenjibre, raíz de una planta originaria de las Indias y de las Antillas, que nos la trasmite el comercio seca, es acre, aromática, ardiente, y de un. olor bastante agradable, aunque fuerte.

Tal es, poco más ó menos, el número de las especias que se usan en la cocina reducidas á polvo muy fino, del que se echa la dosis conveniente, que se varia segun el empleo que quiere hacerse de ellas; siendo éstas las cuatro especias que conviene usar para los guisados, á fin de que no salgan demasiado insípidos o sobradamente aromáticos. Síguense despues los estimulantes que crecen naturalmente en nuestros países, ya sean arbustos, plantas, granos o raices de huertas, pues en otro tiempo sustituian entre nosotros á todas las especias de que nos provee la América.

El primero de todos es el laurel; sus hojas aromáticas sirven muy á menudo para perfumar diferentes guisados; pero es necesario usarle con mucha sobriedad. Se conoce otro laurel, llamado de cereza, del cual no se usa sino para dar á la leche el gusto y olor de las almendras; pero como debe esta propiedad al ácido prúsico, veneno el más violento, debe usarse en muy pequeña dósis, y lo más una o dos hojas, siendo lo bastante para poco menos de media azumbre.

  • El tomillo entra tambien entre los adherentes. Su olor fuerte y demasiado aromático impide que se use en grandes dósis.
  • La mejorana, planta muy aromática, tiene un olor tan tuerte como el tomillo, y da los mismos resultados.
  • La ajedrea, cuyo uso no es tan común como el del tomillo, tiene poco más ó menos sus propiedades.

La ajedrea y mejorana se usan frescas; el laurel y tomillo se conservan durante mucho tiempo, pues áun secos no pierden su sustancia aromática.

Deben contarse entre estas diversas sustancias aromáticas el estragón, perejil, hierbabuena, cebolleta, perifollo, apio, cebolla y ajo; pero aunque no se les considera como particularmente llenos de un aroma capaz de estimular las órganos de la digestión, no obstante esto son inexcusables entro todas las preparaciones alimenticias, especialmente el perejil, que casi es de primera necesidad, y no hay guisado, por más simple que sea, en que no se emplee. Lo más esencial para todos los que están encargados de las cocinas es no abusar de los estimulantes, que pudieran ser muy nocivos, principalmente á las personas delicadas.

Recetas recomendadas con especias:

– Jitomates horneados al Ajillo

– Pimientos Rellenos de Carne y Arroz

– Pollo Tikka Masala

 

 

 

Responder