No Subas de Peso en Semana Santa

0

Toma buena nota de estos consejos y evitarás, sin esfuerzo y sin dejar de disfrutar, que tu salud y tu figura se resientan en vacaciones.

No se trata de pasar todas las vacaciones pensando en las calorías ni pasando hambre, sino de buscar el equilibrio y compensar.

Toma buena nota de estos consejos y evitarás, sin esfuerzo y sin dejar de disfrutar, que tu salud y tu figura se resientan en vacaciones:

  1. Intenta comer de forma saludable. Sabemos que estamos de vacaciones y que “un día es un día”, pero aunque sea difícil controlarse, cabe recordar que también hay platos saludables en las cartas de los restaurantes.
  2. No comas como si fuera a acabarse el mundo. A veces porque no sabemos como son las raciones de los restaurantes o porque simplemente tenemos apetito, nos pasamos pidiendo comida y luego nos vemos obligados a terminarlo todo. Es mejor ser comedidos y si tenemos más hambre estamos a tiempo de pedir algo más.
  3. Compensar. Si sabemos que vamos a hacer una comida copiosa, podemos alternar con una cena ligera o viceversa.
  4. No te saltes comidas. Hay que hacer cinco comidas al día y es preferible compensarlas entre sí antes que saltárselas, porque de esta forma, conseguimos el efecto contrario: nuestro cuerpo se vuelve ahorrativo porque no sabe cuánto tiempo pasará hasta que vuelva a recibir comida.
  5. ¡Actívate! Todos sabemos que el aburrimiento nos abre el apetito y cuando estamos toda una mañana tumbados al sol en la playa tenemos mucha hambre. Por eso, conviene tener algo de actividad, si estamos en la playa podemos disfrutar de un paseo, nadar, jugar a las palas, etc, en lugar de permanecer en la toalla.
  6. Come abundante fruta. Sobre todo a media mañana y en la merienda y sin prescindir de la piel. También es un buen truco tomar una pieza de fruta y un vaso de agua antes de comer, para no llegar con demasiado apetito a la mesa.
  7. Bebe agua. Empieza el calor, nos movemos de un sitio a otro para conocer la ciudad y nuestro cuerpo se deshidrata, por lo que debemos ir siempre acompañados de una botella de agua y beber frecuentemente.
  8. Apuesta por los alimentos depurativos. Infusiones, espárragos, alcachofas o calabazas, te ayudarán a evitar la temida retención de líquidos y a depurar tu organismo.
  9. Aprovecha para moverte. Estamos de vacaciones y no tenemos estrés ni prisas, así que ¿por qué no ir a los sitios caminando o subir las escaleras en lugar de usar el elevador?
  10. Relájate. Parece que este punto es una obviedad porque estamos de vacaciones, pero muchas personas sienten ansiedad porque no están trabajando o porque en breve tienen que volver a la rutina, y la ansiedad provoca un apetito desmesurado, especialmente por alimentos dulces. Así que ¡a desconectar y disfrutar de los días libres!

Recetas de cocina

Aún estando de vacaciones puedes darte el lujo de cocinar algo sencillo y nutritivo para ti y tus familiares o amigos. Toma nota de estas recetas recomendadas.

Arroz Salvaje con Verduras

Un rico arroz salvaje con verduras y frutas deshidratadas.

Papitas Cambray a la mantequilla

Cómo guarnición es una excelente opción! Fácil, rápido y sencillo.

Guacamole

Guacamole cremoso para taquitos de carne asada.

Camarones a la Diabla

Esta receta es muy sencilla y fácil de hacer.

Ensalada de Atún en Aguacate

Deliciosa ensalada de atún dentro de un aguacate. Muy buena receta para cuaresma.

Responder