Administra tus hábitos alimenticios

0

Es deber y tarea de todos administrar los hábitos alimenticios. Sabemos que cambiar los hábitos alimenticios es una tarea difícil, sobretodo si estamos acostumbrados a comer de cierta manera desde hace muchos años y además si lo que consumimos son alimentos que nos encantan. Administrar nuestros alimentos no quiere decir que no vamos a poder comer lo que nos gusta.

Es importante para todas las personas contar con hábitos alimenticios saludables. Aunque a veces parece imposible por las actividades que vivimos día a día, debemos saber las consecuencias de no llevar un estilo de vida sano y todo empieza por nuestra alimentación.

Primero que nada debemos programarnos mentalmente y saber que todo cambio es para mejorar. Lo podemos hacer primero que nada marcando las horas en las que vamos a consumir los alimentos, debemos programar por lo menos tres comidas al día y se debe agregar una colación entre cada comida.

Una vez que sabemos a qué hora vamos a comer debemos analizar qué es lo que vamos a comer y en qué cantidad. Llevar una dieta balanceada significa que podemos ingerir todo tipo de alimentos que se encuentren en la pirámide alimenticia siempre y cuando no nos excedamos en uno y otro grupo de alimentos, por ejemplo: mucha carne.

El principal objetivo es mejorar nuestra salud, con esto no solo nos sentiremos mejor, sino que a la larga, podremos prevenir la aparición de enfermedades crónico-degenerativas que repercuten en la calidad de vida.

Tres consejos que te damos para empezar son:

  1. Toma más agua. No por nada se hace tanto hincapié en que se deben tomar mínimo dos litros de agua al día. Tomar agua nutre nuestro cuerpo y lo hidrata. Notará los cambios desde como luce tu piel.
  2. Come ensaladas. Las ensaladas no deben comerse solamente cuando estamos a dieta. Lo importante e interesante de las ensaladas es que por sus ingredientes podemos encontrar gran cantidad de nutrientes, podemos integrar de todos los grupos alimenticios alguna porción para que este rica y muy nutritiva.
  3. Desayuna. Ya sea que lo compres o que tú mismo lo hagas, es importante siempre empezar el día con un rico y nutritivo desayuno. Hay gran variedad de donde escoger, desde un licuado hasta algo más elaborado.

 

Te recomendamos deliciosas recetas fáciles de preparar, para tomar en forma estos consejos y empezar ahora con el cambio de nuestros hábitos alimenticios.

 (es muy recomendable hacer click en el título de la receta para ver más detalles de preparación de la misma)

 

Granola con coco y miel. Esta rica granola casera está hecha con avena, coco, almendra, jugos de frutas, fruta deshidratada y miel. Una delicia.

Yogurt, granola y frutos del bosque. Este desayuno es delicioso e ideal para comenzar un buen día. También se puede servir esta receta como postre cambiando el granola por merengues.

Ensalada de brocoli y jicama. Deliciosa ensalada de brocoli con jícama, la combinación perfecta.

Ensalada verde con aderezo de menta y limón. Esta fresca ensalada es ideal para un caluroso día de primavera o verano. Lo ácido del limón, lo fresco de la menta y lo dulce del endulzante logran el balance ideal que da vida a los vegetales.

Ensalada de elote con frijol y chipotle al grill. Esta rica ensalada de frijoles con elotes, cebolla morada y pimiento rojo a la parrilla es deliciosa. La puedes llevar a un picnic o para un lunch en la oficina.

 

 

Para conocer más recetas de diabetes, haz click aquí.

Responder