¿Existe la adicción a la comida?

0

Así como otras adicciones, la que nos lleva a comer de más es igual de dañina. Hay que tener cuidado con no caer en este tipo de circunstancias pues al final de cuentas somos lo que comemos.

Adicción a la comida

 

Todo en exceso es dañino, de eso no hay duda. Cuando se trata de comida pensamos que podemos ser un poco débiles o que nos ganan algunos antojos pero la adicción a los alimentos es algo real y le sucede a muchas personas que ni siquiera se dan cuenta del problema. El asunto es que no es un diagnóstico gástrico o siquiera físico, más bien se puede tratar de un desorden intelectual o emocional y es por esto que es tan difícil de tratar.

Científicos han demostrado que los impulsos eléctricos que se generan en determinadas zonas del cerebro son los responsables de que, ante determinadas actividades, sucesos o experiencias, sintamos dolor o placer y hasta el sentimiento de recompensa. Quienes padecen adicción a la comida buscan, a través de esta conducta, un cambio emocional autoinducido: repiten acciones concretas para provocar con ellas que las células nerviosas del cerebro produzcan una actividad generadora de un sentimiento placentero. Ahora, esto no quiere decir que estemos conscientes de tal actividad pues nuestro organismo puede estar creando estas rutinas para generarse placer aunque cuando puede ser auto destructivo.

Cada persona desarrolla una forma particular de enfrentarse al miedo, la ansiedad, el estrés, el dolor o la culpabilidad. Algunas son capaces de tratarlo de la mejor manera y enfocarse directamente en el problema, pero muchas otras recurren a los excesos como forma de bloqueo de los problemas reales.  Estos intentos para eliminar o reducir el estrés o el dolor son temporalmente relajantes y placenteros, por lo que cuesta darse cuenta de que, a la larga, serán severamente dañinos para nuestro cuerpo.

Síntomas de que esto le puede estar pasando a alguien es que coman cada vez que estén aburridos o bajo mucho estrés. Otra indicación es que se siga comiendo aún cuando ya no se tiene apetito. La forma de resolverlo empieza por aceptar el problema y ver especialistas, la mayoría recomendará algún tipo de dieta correctiva pero el punto más importante será dejar de buscar placeres fortuitos en la comida y buscarlos en experiencias personales. De esta forma la vida será más sana y cada comida será un verdadero placer nutritivo y sano.

 

“Da click aquí para ver la sección de dietas que Kiwilimon tiene para ti, para cuidar tu salud.”

Responder