Viaja sanamente

0

Viajar puede ser una excusa para empezar a comer mal, pero aquí van algunos tips para mantener la línea incluso fuera de casa.

Viaje

Hay viajes que se hacen para comer y conocer la gastronomía de diferentes y lugares y eso se vale, pero también hay viajes obligados o de trabajo que no deben interferir con tu dieta o cuidado personal. El problema es que estando fuera uno tiende a comer en restaurantes y se pierde el control de lo que acaba en nuestro plato. Si tú eres de aquellas personas que sale mucho de casa entonces toma en cuenta estos consejos para no dejar la dieta en el hogar.

En principio puedes planear tu itinerario. Si tu viaje es de negocios lo más probable es que tengas un calendario definido, si no, también puedes saber en grandes rasgos qué harás cada día. Encuentra los puntos rojos del viaje como cenas programadas o ciudades donde sabes que comerás bastante y planea comidas más ligeras antes y después de tales eventos para balancear.

Recuerda que salir de casa no te detiene de seguirte hidratando constantemente. Lleva tu botella de agua a todas partes pues además de estarte hidratando también asistirás a tu sistema digestivo para el trabajo por venir. Ingerir al menos dos litros de agua al día ayuda a aligerar el sistema gástrico y ayudar a que la sangre fluya mejor.

Empacar algunos alimentos no tiene nada de malo, y esto no significa llevarlos desde casa. En cualquier lugar del mundo puedes encontrar un pequeño mercado donde haya fruta y verduras. En el momento que tengas un antojo entre comidas puedes alcanzar dentro de tu bolsa una manzana o unas uvas frescas que maten el hambre y te mantengan ligera en vez de parar en un puesto de comida y empezar a empacar algunos kilos de más.

Si tienes que elegir qué comidas llevar más ligeras y en cuales desatarte entonces siempre elige el desayuno. Una servida de fruta, huevos y algún cereal son el inicio perfecto para llevar un buen viaje, te llenará de energía, tendrás insumo de proteínas y no pasarás hambre hasta que sea tiempo de la comida. De esta forma tu cuerpo empieza ligero el día y se recupera de la noche anterior si es que decidiste cenar pesado.

Ahora si deseas no preocuparte por nada y comer de todo pues para eso es que viajaste entonces un par de consejos te ayudarán a mantener lo línea lo más posible. Olvida los panes, las sales y carbohidratos y ten cuidado con las bebidas alcohólicas pues suman muchas calorías. Si te ahorras estas dos cosas durante tu viaje tendrás la sensación de que aunque comiste mucho, no retuviste tanto peso o líquido. La idea es que disfrutes de salir de la rutina pero también que regreses con buenos recuerdos y no con un pesado remordimiento.

 

Lunch Para Viajar

Receta de Bocaditos de Manzana Deshidratada

Bocaditos de Manzana Deshidratada

Ingredientes:

– 2 manzanas rojas

– 2 cucharadas de azúcar o al gusto

– 1 cucharadita de canela en polvo

Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.

 

Receta de Granola Hecho en Casa

Granola Hecha en Casa

Ingredientes:

– 3 tazas de avena

– 3/4 de taza de miel

– 3 cucharadas de mantequilla derretida

– 1 cucharada de extracto de vainilla

– 1 taza de nuez

– 1/2 taza de semillas de sésamo

– 1/2 taza de pasa sin semillas

– 1/2 taza de arándano deshidratado o cerezas deshidratadas

– 1/2 taza de chabacano deshidratado

Haz click aquí para ver el procedimiento para preparar esta receta.

 

Receta de Manzana con Chile

Manzana con Chile

Ingredientes:

– 2 manzanas verdes

– chiles piquín al gusto

Para ver la preparación de esta receta da click aquí.

 

“Prepara estas sencillas recetas y llévalas contigo para la hora que te de tiempo.”

Responder