La vida sin sal

1

La sal podría ser más dañina de lo que pensamos por lo que hay que conocer qué cantidades sin segura y qué tipo de sal es mejor para nuestra salud.
Sal
En algunas ciudades de México se ha empezado a retirar la sal de las mesas de los restaurantes para animar a las personas de consumirla en menores cantidades. Esto está bien fundamentado pues un exceso de sal en la dieta puede subir nuestros niveles de sodio peligrosamente además de que retiene líquidos por lo que hace que nos sintamos hinchados e incómodos durante el día. La otra cara de la moneda es que nuestro cuerpo sí necesita sodio y obtenemos el 90% de nuestra ingesta necesaria diaria precisamente de la sal.

La sal es necesaria para que nuestro organismo esté adecuadamente hidratado, participe en multitud de intercambios celulares y contribuya al equilibrio de la composición de la sangre, a pesar de todo, nuestro cuerpo no necesita consumir cantidades elevadas de sal. Para que esto suceda sólo necesitamos cinco gramos al día pero la media mundial está entre 10 o 12 gramos de consumo diario ya que es difícil cuantificar la sal que consumimos en los alimentos que no la presentan de manera obvia.

Se debe controlar el consumo de sal desde la edad infantil. El gusto por la sal se adquiere desde muy pequeños y es posible educarlo, de tal forma que si desde la infancia favorecemos el consumo de alimentos menos salados, en la etapa adulta se harán elecciones de alimentos con menos sal. La forma más sencilla de prescindir de la sal es cocinar con ingredientes frescos y de preferencia orgánicos pues estos tienen un perfil de sabor mucho más alto que los productos enlatados. Así, empezamos a ingerir menos sodio sin tener que sacrificar el sabor de la comida.

Ahora, ya sea por razones fisiológicas o de gusto siempre necesitamos tener sal en la cocina, es el condimento por excelencia de muchos países del mundo. El truco aquí está en elegir una sal menos dañina, nuestra recomendación es consumir sal de mar pues es más natural y su porcentaje de sodio es menor a la de la sal ultra fina. También, el sabor de la sal de mar es más notorio en los platillos en los que se usa por lo que se puede utilizar una cantidad menor y aún así obtener los beneficios.

 

“Conoce la sección de dietas que Kiwilimón ha creado para tí.”

1 comentario

  1. Pingback: Baja de Peso » La vida sin sal

Responder