Por qué deberíamos comer menos harina

0

Tener una dieta sin harina se ha vuelto algo muy popular en los últimos años, y es complicada de seguir. Sin embargo, está científicamente comprobado que reducir el consumo de harina (incluso si no lo eliminas por completo) puede ser muy bueno para tu cuerpo. Nuestras amigas de ActitudFem nos tienen la información de este tema:

Muchos investigadores se refieren en sus estudios a los efectos perniciosos que las harinas procesadas y refinadas causan en el organismo.

Decídete ahora y vive mejor

Un reciente estudio de la Universidad de Harvard, recomienda ingerir “carbohidratos buenos” y evitar los refinados. Según los investigadores, las ventajas de reducir al máximo estos últimos en la dieta son:

1. Si tienes sobrepeso, adelgazarás sin tener que comer menos cantidad.

2. Sentirás saciedad, tus ganas de picar entre horas disminuirá.

3. Debido a que el hígado crea grasa a partir de la glucosa proveniente de estos carbohidratos, al eliminarlos, tu nivel de triglicéridos en sangre se reducirá considerablemente.

4. Tus niveles de colesterol bueno (HDL) se elevarán a valores más favorables.

5. Tus niveles de insulina, en lugar de variar mucho y de forma brusca (comportamiento con innumerables complicaciones para la salud), se mantendrán estables.

6. Si tienes la presión alta, es casi seguro que ésta se normalizará.

7. Reducirás de forma importante el riesgo de enfermedad cardiovascular.

8. Si tienes posibilidad de sufrir diabetes adquirida o eres pre-diabético, es muy probable que te permita tener la enfermedad bajo control incluso sin medicación.

Diferencias entre harina refinada e integral

Un artículo publicado por la Revista del Consumidor de México explica que las harinas integrales proporcionan energía en forma gradual, sin desequilibrar los niveles de glucosa en la sangre.

Sus calorías son metabolizadas por el hígado, transformadas en glucosa y distribuidas en el organismo en forma de energía que se libera conforme el cuerpo lo necesita.

Por el contrario, para obtener harinas blancas, los cereales experimentan un proceso de molienda y refinamiento que implica aplastar y trocear los granos enteros para despojarlos del salvado (rico en fibra) y del germen (que contiene vitaminas, proteínas, minerales y grasas insaturadas).

Después del proceso lo único que queda son los hidratos de carbono que convierten a las harinas blancas o refinadas en un alimento pobre desde el punto de vista nutricional.

Harinas refinadas y azúcar

En opinión de Genaro Matus, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM, al ingerir harinas refinadas, el cuerpo capta azúcar en exceso dentro de sus células. Esto puede modificar el transporte de los nutrientes y provocar lesiones celulares.

A nivel orgánico, explica el experto, se alteran muchas funciones metabólicas y hormonales; y a nivel cerebral ocurre otro problema, al igual que como sucede con las drogas, actúa con quimiorreceptores que a corto o largo plazo pueden llegar a desarrollar una dependencia.

Considera las recomendaciones de los expertos y goza de los beneficios que reducir las harinas en la dieta brinda a tu salud.

Ver nota completa aquí.

recetas dietas detox

 

Responder