Rompiendo los mitos sobre la cerveza

0

La cerveza es una bebida que por su cuerpo, su sabor y su gran capacidad para refrescarnos, se encuentra muy presente en nuestras vidas. Es por ello, que existen tantos mitos alrededor de ella.

Presta mucha atención para que en la próxima fiesta seas todo un experto y saques del error a tus amigos y familiares. Aquí van ocho mitos que seguro has escuchado sobre esta bebida.

banner_animal_gourmet

1. Mientras más oscura es la cerveza más alcohol tiene

Esto es totalmente falso. El color de la cerveza depende en su mayoría de qué tanto se tueste la malta con la que se produce la cerveza y no con su grado etílico.

2. La cerveza engorda

Falso. La cerveza en realidad es bastante nutritiva y tiene 90% de agua en su composición. El problema es que la mayoría de las veces la acompañamos con frituras, botanas y alimentos altos en grasa como tacos o gorditas. Si quieres conocer la explicación científica entra aquí.

3. Las mujeres embarazadas no deben beber cerveza

Esto no es totalmente cierto, ya que si se ingiere con moderación o una cerveza baja en alcohol puede resultar benéfica. Esto se debe a que su alto contenido en malta ayuda a generar una mayor cantidad de leche durante la lactancia.

4. Las mejores cervezas se embotellan en vidrio verde

Este mito se debe a una cuestión histórica. Después de la Segunda Guerra Mundial, tanto el vidrio transparente como el ámbar escasearon, por lo que se comenzó a utilizar el vidrio de color verde. Es por ello que las cervezas importadas eran de botella verde, por lo que el rumor de que eran mejores comenzó a crecer.

5. La cerveza cura la resaca

Esta bebida no ayuda a combatir la cruda, por el contrario. Debido a que la resaca es causada por la deshidratación y la dificultad del hígado para procesar las sustancias tóxicas, no es recomendable beber más alcohol para combatir estas molestias.

6. La cerveza light tiene menos alcohol que la lager

Esto no tiene que ver con la cantidad de alcohol ni el tipo de cerveza que es. Lo que marca la diferencia en las cervezas light es que tienen menos calorías que las normales, ya que el grado alcohólico se adquiere luego de los procesos de fermentación.

7. Todas las cervezas se deben servir heladas

Aunque en la mayoría de los lugares encontramos refrigeradores que presumen estar muy fríos, este mito se ha difundido por las grandes compañías cerveceras para que, en especial las cervezas claras, sean más refrescantes y quiten la sed. Sin embargo, los sabores de las cervezas se aprecian mucho más cuando están ligeramente frías o incluso a temperatura ambiente, en especial las oscuras.

8. La cerveza mata neuronas

Se han hecho bastantes estudios al respecto y a pesar de que no las mata en el sentido estricto de la palabra, sí las daña y afecta su la función cerebral, por lo que el consumo excesivo puede generar atrofia cerebral, daños en las funciones corporales y reducción en el tamaño del cerebro, lo que puede llegar a generar una embolia o padecer Alzheimer.

Ver artículo original.

 

banner_recetas_de_cocina

 

Responder