Cómo elegir una estufa o parrilla

0

Preparar los mejores platillos y darle a tu cocina un nuevo aire de modernidad es posible eligiendo la mejor estufa, para ello hay que tomar en cuenta el diseño y configuración de tu cocina y sobre todo los usos que le darás.

Por lo cual debes tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Primero elige entre estufa o parrilla, siendo la principal diferencia que la estufa tiene integrado el horno, mientras que la parrilla solo incluye quemadores.
  • Si por tus necesidades se adapta mejor el adquirir una estufa toma en cuenta que puede ser de piso las cuales puedes colocar de manera independiente en cualquier lugar de la cocina o bien de empotre, pero considera que necesitan de una base o nicho de cocina con la medida correcta.

Tipo de energía

Se dividen en 3 principales tipos:

  1. De gas. Son las más comunes y requieren de una instalación adecuada al tipo de gas doméstico. Las hay con encendido manual o electrónico.
  2. Eléctricas. Son más seguras ya que no utilizan gas, su forma de calentamiento es mediante superficie vitrocerámica o con quemadores de resistencia.
  3. De Inducción. Son las más seguras del mercado, ya que sus quemadores se mantienen fríos al tacto, el calor se genera en los utensilios magnéticos especializados para este tipo de estufa.

Tamaño

  • Las estufas generalmente se ofrecen en dos tamaños: compactas, de 20 pulgadas y 4 quemadores, o medianas con 30 pulgadas y hasta 6 quemadores.
  • En el caso de las parrillas existen mayor variedad de tamaños desde las 20, 24, 30 y 36 pulgadas.

Diseño

  • Algunas cuentas con cubierta porcelanizada y otras de acero inoxidable.
  • Otros modelos cuentan con capelo de protección. Además, existen diferentes configuraciones y tamaños de quemadores: pequeño, estándar, jumbo, triple flama, y especializados.
  • Por último, es importante elegir el color de acuerdo a la decoración de la cocina: las estufas en color blanco, negro y gris para decorado clásico, o en acabado acero inoxidable para decoración moderna.

 

Ver artículo original.

 

TIPS DE FAMILIA

 

Responder