¿Cómo saber si un color te queda o no?

0

 

Usar bien los colores en la ropa es una herramienta esencial para verte bien. Estos te pueden hacer ver más joven o más grande, más feliz o más triste. Aquí te dejo algunos tips para que sepas cuales sacan lo mejor de ti.

Los que No te van

1.Cuando un tono de ropa te hace ver más vieja, quiere decir que es un NO definitivo. Esto se ve cuando usas una prenda o accesorios de un color en específico e inmediatamente se te marcan más las arrugas o las líneas de expresión, en la boca, en los ojos o en la nariz.

2.Si un color te resalta las ojeras o te saca manchas que ni siquiera habías notado, mejor no lo acerques a tu cara y cámbiate.

3.Hay tonos que te hacen ver las facciones más toscas como la nariz, la mandíbula o los pómulos. Estos no te favorecen. Lo que buscamos es vernos más femeninas, no más masculinas.

Los que Sí te van

1.Son aquellos que te hacen lucir la piel más tersa y más pareja como si fuera de porcelana. Este tipo de efecto es mejor que cualquier maquillaje, ya que te elimina las manchas de la piel.

2.Cuando un color te hace ver más joven. ¿qué mejor que tener este efecto sin cremas anti-edad?

3.Te saca chapitas naturales, como si fueras Heidi de la pradera. Con estos colores te puedes olvidar de abusar del blush.

¿Cómo probar la colorimetría?

Para detectar estos detalles en tu piel sigue estos pasos:

a)Acercarte la prenda a la cara con el pelo suelto. Prueba diferentes tonos del mismo color, es decir, verde botella, verde militar, verde limón, verde oliva, etc… Porque no todos los matices, aún cuando es el mismo color, tienen las mismas bases. Hay algunos que la tienen amarilla y otros azul.

b) Una vez que tengas los diferentes tonos pruébalos como si fueran pashminas y cámbialos una y otra vez notando los cambios en tu cara.

c) Esto lo puedes hacer en tu casa o en la tienda, no importa la luz ni el lugar.

d) Lo mejor es hacerlo con poco maquillaje porque este cambia el efecto del color sobre la piel. Por ejemplo si tienes mucha base puede que un color que te hacía ver pálida ahora no te haga ver así.

e) Si de plano te encanta una blusa pero es de un color que no te va, que no cunda el pánico, todavía puedes rescatarla. Lo que debes hacer es usar un accesorio como foulard o collar de un tono que SÍ te vaya y asi se equilibra.

f) El tono del pelo y del maquillaje alteran el efecto de los colores sobre la piel, por eso si cambias de tinte o llevas mucha sombra puede tener otro efecto que el día anterior.

Recuerda que: Si un color te saca los efectos del NO, esto no significa que ya nunca más o puedas usar, sino que debes llevarlo lejos de la cara como en los pantalones, zapatos, faldas o bolsas. Solo las prendas o accesorios que estén cerca del rostro son los que alteran el resultado.

Espero que se vuelvan unas expertas con la colorimetría después de practicar frente al espejo cada vez que vayan a comprar algo. Para más de estos consejos busquen mi libro “Y ahora… ¿qué me pongo?” de venta en Gandhi, Porrúa y El Sótano.

Ver artículo original.

Artículo cortesía de Me lo DIjo Lola

Notas recomendadas

Responder