Top 5: míticas rutinas de ejercicio que en realidad no funcionan

0

¿Haz hecho repetición tras repetición de varios tipos de sentadillas, abdominales y lagartijas para no ver resultados? Probablemente sea porque no has estado haciendo los ejercicios correctos. Resulta que muchas clases de movimientos aeróbicos y de fuerza no tienen el efecto que creemos y en realidad son casi una pérdida de tiempo. Aquí te decimos cuáles son los más famosos y por cuáles debes reemplazarlos.

Abdominales

Así es, puede que ésta sea la más sorprendente. Todas esas abdominales que nos tuvieron tirados en el piso por horas puedes hacer más mal que bien. De hecho, entrenadores certificados dicen que pueden dañar la espalda baja, los glúteos y causar tensión en el cuello. Una mejor alternativa es hacer planchas, simplemente mantenerte sobre las puntas de tus pies y codos de manera recta. De esta forma trabajarás todo tu tronco de una forma más sana.

Receta recomendada: La dieta de la proteína

Lagartijas de rodillas

Muchas personas creen que cuando no aguantan hacer lagartijas regulares, una alternativa es hacer las lagartijas con las rodillas al suelo, pues es más fácil. Resulta que, aunque si trabajas un poco de bíceps y tríceps, estás ignorando tu tronco completamente y la tensión en tus brazos es mínima. Es mucho mejor hacer cinco lagartijas completas bien hechas que 20 de las medias.

Receta recomendada: Smoothie verde

Maquinas de abdominales

Todas, ya sea el medio círculo que te hace girar hacia delante y hacia atrás o aquellas máquinas que te empujan desde la espalda para resistir el peso con tu área abdominal, ninguna sirve del todo y pueden lastimarte. Lo mejor para los abdominales es hacer ejercicios de cuerpo completo que te hagan quemar calorías del estómago como sentadillas con peso e incluso correr con tu estómago apretado.

Receta recomendada: Ensalada de sardina

Polea tras la nuca

Si vas a un gimnasio sabes bien a cuál nos referimos, es ese cable metálico que jalas detrás de los hombros para sostener cierto peso. Para lograr bien este ejercicio hay que ser bastante flexibles o uno puede lastimarse. Lo mejor es echar el cuerpo un poco hacia atrás y bajar el cable hacia el pecho, haciendo más esfuerzo pectoral y sin ningún riesgo de daño.

Receta recomendada: Avena especial

Mantenerte en la zona de “quema de calorías”

Si eres un poco más entusiasta del deporte puede que tengas un reloj o sensor que cuenta las calorías que quemas y normalmente esos aparatos te dicen cuándo estás en un ritmo cardiovascular alto, donde quemas grasa. Es un error quedarse en ese ritmo por mucho tiempo pues el cuerpo se acostumbra. Trata de llegar ahí y luego bajar de ritmo para después regresar y hacer intervalos. Ya sea corriendo o en bicicleta el secreto de bajar de peso es la variación de la velocidad e intensidad.

Receta recomendada: Licuado energético

Responder