Malos hábitos que te hacen sentir cansada todo el tiempo

0

Ya has intentado de todo, pero sigues sintiéndote exhausta por las mañanas. Muy probablemente estés boicoteando tu calidad del sueño sin darte cuenta con estos hábitos:

1. Revisas tu celular antes de irte a acostar

O peor aún, lo estás leyendo justo en la cama. La luz de las pantallas de los dispositivos móviles, ya sea laptop, tableta o celular, tienen la facultad de enviar señales al cerebro para que este se despierte. Por esta razón, es mucho más complicado concebir el sueño justo después de revisar el correo. Si además añadimos el hecho de que el contenido de estas lecturas puede agregar estrés, preocupación y ansiedad, nuestra cabeza estará pensando en todo menos en dormir. Evita en lo posible los dispositivos electrónicos 30 minutos antes de irte a dormir. Ya verás cómo es mucho más fácil dormir.

¿Tu problema es el insomnio? Este jugo es la solución.

2. No llevas una dieta regular

Tu cuerpo nunca sabe qué es lo que va a recibir para la cena, o si recibirá algo. Sueles brincarte comidas y después ingerir grandes cantidades. Sea cual sea tu hábito, estos comportamientos no permiten el funcionamiento regular de tu organismo. Para mejorar la calidad del sueño, es necesario que tu cuerpo se acostumbre a determinados horarios para que este poco a poco vaya restableciendo la hora del sueño. De igual manera, al llevar una alimentación equilibrada aseguras que tu organismo reciba los nutrientes necesarios para funcionar correctamente. Recuerda que nuestro cuerpo necesita vitaminas y minerales incluso para dormir.

Si quieres amanecer descansada, evita a toda costa estos alimentos por la noche.

3. El alcohol forma parte de tu rutina nocturna

Es cierto que una copa de vino puede ser muy beneficiosa para la salud, pero debemos tener mucho cuidado al medir las cantidades de alcohol que ingerimos. En un principio, podría pensarse que el alcohol ayuda a conciliar el sueño, pero esa es una gran mentira ya que, como el cigarro, después de entrar en una etapa de relajación e incluso somnolencia, lo que hace es estimular la actividad cerebral. Recuerda: grandes cantidades de alcohol y el consumo frecuente solo empeoran la calidad del sueño.

Sustituye la copita de vino por estas infusiones. ¡Dormirás como un bebé!

4. No tienes contacto con la luz natural

En la actualidad es muy común que los trabajadores se transporten hacia su trabajo muy temprano por la mañana, y no regresen a su casa hasta ya bien entrada la tarde. Al limitar la rutina diaria al transporte, trabajo, casa, estamos evitando que nuestro cuerpo absorba los rayos solares, tan necesarios para regular el reloj biológico. Si no tienes mucho tiempo durante el día, aprovecha la hora de la comida para dar un pequeño paseo. Treinta minutos al día son suficientes para que tu cuerpo regule su funcionamiento.

¿Los callos no te dejan caminar a gusto? Deshazte de ellos con estos remedios.

5. Nunca te vas a dormir a la misma hora

Como en el caso de la alimentación, es importante que tu cuerpo se acostumbre a ciertos horarios. Sin importar el día de la semana, intenta establecer una hora a la que debes estar acostada (sin celular, ni televisión). Puede ser que al principio te cueste un poco de trabajo conciliar el sueño, sin embargo, tu cuerpo de manera paulatina ajustará su reloj y te será más sencillo dormir.

Con este desayuno, las mañanas serán tus favoritas.

En términos de higiene del sueño lo más importante es la constancia. Tu cuerpo necesita horarios regulares para funcionar apropiadamente. Ajusta poco a poco tus hábitos y verás cómo te sentirás con más energía por las mañanas.

 

consejos de salud supersecretos_kiwiblog

Responder