¿Por qué subimos de peso en el Guadalupe Reyes?

0

Tal vez no todos seamos personas muy atléticas o fervientes amantes del deporte, sin embargo, hay algo que es seguro, todos esperamos con ansías un maratón: el Guadalupe Reyes.

Del 12 de diciembre al 6 de enero, todos sacamos a relucir las grandes capacidades que hemos adquirido a lo largo del año y demostramos que ningún plato de tamales nos podrá ganar jamás la batalla.

¿El resultado de todo esto?

Cientos de platos limpios, vasos de atole y champurrado vacíos, y un triunfal aumento de peso que recibe con culpa al Año Nuevo.

A continuación les presentamos algunas de las razones por las cuales solemos subir unos “kilitos” en estas fechas:

Según la Guía de Alimentos para la Población Mexicana, la ración ideal de tamales al día es un escandoloso cuarto de tamal. ¿En serio? Eso significa que, en promedio, estamos consumiendo 10 veces más lo que recomienda la Secretaría de Salud.

La media recomendada para un consumo moderado de alcohol es de 4 copas. En el Guadalupe Reyes la moderación se va de vacaciones para darle la bienvenida al desenfreno. En estas fechas se toman en promedio 9 copas por persona.

En cuanto a la cerveza, se recomienda que el consumo no exceda los 320 mm al día. (Lo bueno es que con el frío, a muchos no se nos antoja la cerveza, ¿verdad?).

Hablando de bebidas, no todas llevan alcohol, pero eso no significa que no sumen calorías a la larga lista de pecados culinarios. El querido ponche (sí, ese que hace la tía con frutas y especias) está lleno de carbohidratos. En teoría, un vaso de 340 mm debería ser suficiente al día. ¿Cuántos vasos sueles tomar en una posada?

Siguiendo con las bebidas, sabemos que los refrescos no son muy buenos para la salud, pero ya estando en la fiesta es posible que nos tomemos uno o dos, o tres vasitos. Sin embargo, lo recomendable es un cuarto de taza al día. (¿En serio? Eso no alcanza ni para mezclarlo con el tequila).

Como resultado de esta carrera de disipación gastronómica, los mexicanos subimos en promedio entre 3 y 6 kilogramos. Menos de 4 semanas, tiempo récord para romper la dieta y dejarse llevar por los placeres de la cocina mexicana.

Ahórrate unos kilos, y unas cuantas horas de frustración frente al espejo, con estas deliciosas y saludables recetas:

 

Responder