7 trucos para combatir el hipo que SÍ FUNCIONAN

0

 

No hay nada más molesto que intentar llevar una conversación, comer o conciliar el sueño con una crisis de hipo.

Si alguna vez has tenido, sabrás que no es tan sencillo deshacerte de los espasmos.

En Kiwilimón nos dimos a la tarea de investigar y probar (sí, a nosotros también nos da hipo) los mejores remedios para combatir el hipo.

via GIPHY

1. Reinicia el funcionamiento del nervio pneumogástrico

El hipo muchas veces comienza a raíz de alguna irritación en el nervio que nace en el bulbo raquídeo y llega hasta el estómago, páncreas e hígado. Para deshacerte del espasmo, solo tienes que estimular el nervio vago tomando agua fría, chupando un limón o tomando una cucharada de miel con agua tibia.

2. Respira con una bolsa de cartón

Hacer esto permite que el cuerpo retenga más dióxido de carbono, lo que obliga al diafragma a realizar una respiración más profunda para obtener más oxígeno. Alivia el hipo haciendo un par de respiraciones cubriendo tu nariz y boca con una bolsa de cartón.

3. Coloca tus rodillas frente a tu pecho

Dobla tus rodillas y acércalas lo más que puedas a tu pecho. Con este movimiento, estarás comprimiendo el diafragma. Ya que buena parte de los casos de hipo se origina en el diafragma, comprimirlo ayuda a detener las contracciones.

4. Haz la maniobra de Valsalva

Suena complicado, pero lo más probable es que ya lo hayas hecho. Inhala y llena tus pulmones; al cabo de unos segundos tapa tu nariz y cierra la boca, mientras exhalas. Esta técnica aumenta la presión en el interior de las vías respiratorias, lo cual ayuda a estimular el nervio pneumogástrico.

5. Aunque suene mal, eructa

El hipo puede manifestarse por problemas de digestión o simplemente porque comiste algo muy pesado. Si este es tu caso, puedes aliviar el espasmo provocando un eructo. Diluye unas gotas de aceite de menta con aceite de oliva y colócalo en tu paladar. Esto ayudará a provocar el eructo.

6. Coloca un cubo de hielo en tu abdomen

Si no tienes hielos en casa, puedes usar agua muy fría. Pon en tu ombligo un hielo o bebe agua muy fría. Cualquiera de estas dos acciones provocará un cambio repentino en la temperatura de tu área abdominal, con lo cual podrías detener el movimiento espasmódico.

7.  Ejercita tu diafragma

Inhala lentamente, hasta que todo tu diafragma se llene de aire, y sostén el aire lo más que puedas. Después, exhala poco a poco hasta que tus pulmones se hayan vaciado por completo. Realiza estas respiraciones un par de veces para estirar tu diafragma y detener las contracciones.

via GIPHY

Estos trucos funcionan genial para crisis ocasionales de hipo. Pero, si padeces hipo de manera recurrente, te recomendamos visitar a tu médico. Lo mejor es que descartes cualquier padecimiento que pueda esconderse detrás del hipo.

Estas recetas son fáciles de preparar y te caerán bien si te sientes recargada:

 

Responder