7 razones por las que no estás durmiendo bien 

0

Si eres uno de los cada tres adultos que promedia menos de siete horas de sueño cada noche, este artículo es para ti.

Depresión moderada

Las personas con depresión pueden tener problemas para conciliar el sueño; síntomas como pensamientos negativos, preocupación negativa, falta de energía y dolores musculares no son severos pero forman parte de una condición negativa que merece atención. Y es que es difícil saber cuál fue primero, si la falta de sueño o la depresión pues ambas conforman un círculo vicioso: sentirse deprimido hace que no duermas bien, al no dormir bien es difícil que te sientas bien al día siguiente, lo que te preocupara lo suficiente como para no dormir y así continuamente.

Cambio de reloj interno

Todos tenemos un reloj biológico que determina cuando nos sentimos cansados y cuando nos levantamos por la mañana. Pero, pasados los 40 años ese reloj empieza a cambiar, haciendo que te levantes más temprano y disminuyendo las horas de sueño. La solución es buscar un nuevo horario para las necesidades de tu cuerpo.

Reflujo

Esta condición en la que el ácido gastrointestinal sube de tu estómago al esófago puede afectar tu sueño independientemente de si termina siendo acidez. Con reflujo, el malestar termina por despertarte, aún si no percibes una sensación de ardor. Para ello, los expertos recomiendan comer comidas más pequeñas y comer al menos un par de horas antes de ir a dormir. También, bajar de peso ayuda mucho a prevenir el reflujo y, de haber un malestar ocasional, se puede tratar con antiácidos.

Exceso de grasa en vientre

Cuando cargas peso extra, tu cuerpo debe trabajar más para poder respirar mientras está acostado, lo que puede ocasionar problemas para dormir. Así, entre más pancita pierdas verás que tu calidad de sueño mejora. Consume alimentos ricos en grasas monoinsaturadas para ayudarte a perder esa grasa visceral y añade aceite de oliva, nueces y aguacates a tus platos.

Deficiencia de vitamina D

Las personas con niveles bajo de vitamina D duermen poco y mal ya que es esta vitamina la que tiene un efecto directo en las partes de tu cerebro que juegan un papel con el sueño.
La manera más común de obtenerla escuando tu piel está directamente expuesta al sol. Pero, en meses de invierno tomar un suplemento de vitamina D es recomendable si vives en lugares que continuamente están nublados o con pocas horas de sol.

Una actitud pesimista

Mientras asocies más pensamientos positivos al acto de dormir, pensar que gracias a las horas de sueño estás fresco y relajado hará que duermas por más tiempo. Si crees que esto no es cierto, puedes comprobarlo llevando un registro de tu estado de ánimo y la cantidad de horas que dormiste por la noche. De esta manera podrás ver si existe una relación entre ellos que te indique lo que debes hacer.

Problemas respiratorios

Cuando tienes la nariz congestionada, ya sea por alergias o por gripa, es probable que pases una noche inquieta porque te cuesta trabajo conciliar el sueño. Pero, tener el famoso “tabique desviado” o hasta una lengua grande pueden causar que el paso de aire tenga obstáculos. Los problemas respiratorios se ven agravados por dormir boca abajo, así que es mejor intentar dormir de lado.

Aquí te dejamos otras entradas de nuestro blog que podrían interesarte: “Por qué evitar la comida rápida”: http://blog.kiwilimon.com/2014/06/como-evitar-la-comida-rapida/ , “Diez principales beneficios que obtendrás al hacer ejercicio” http://blog.kiwilimon.com/2014/05/diez-principales-beneficios-que-obtendras-al-hacer-ejercicio/, “El salmón: recetas y beneficios” http://blog.kiwilimon.com/2012/05/recetas-de-salmon-y-beneficios-a-la-salud/ .

Responder